Messi vuelve a cargar las culpas de las derrotas al mismo jugador

Leo Messi acabó el partido de Riazor superenfadado. El argentino no realizó un buen encuentro pero no lo reconoce y señala en otra dirección. El ’10’ salió cabreado desde el inicio, y es que no ha entendido la alineación de Luis Enrique. El asturiano ha vuelto a insistir en André Gomes, dejando a Rakitic e Iniesta en el banquillo y a Messi no le gusta un pelo jugar con el portugués y lo culpa de las derrotas a nivel interno.

Sabiendo que Luis Enrique marcha a final de temporada, ni el asturiano dará su brazo a torcer con el argentino, ni la megaestrella está dispuesto a ceder en su opinión sobre los compañeros que quiere a su alrededor. Lío asegurado hasta el final.

© Copyright 2017 El Gol Digital ·