Rubí explica el veto del Capellán Fueyo ante una afición enfurecida

La medida que ha tomado Rubí sobre Fueyo no ha sentado nada bien a la afición del Sporting. El capellán lleva veinte años entrando en el vestuario antes de los partidos para rezar un Padre Nuestro pero el técnico se lo ha prohibido, como ha prohibido también el paso en general a cualquier persona ajena al equipo en esos momentos previos de concentración.

Fueyo/Agencias

Evidentemente esta decisión ha armado un gran revuelo y al técnico no le ha quedado más remedio que explicarla:

Se ha llevado a un extremo exagerado. No es que no entre Fueyo, es que no entra nadie; está para ayudarnos cuando quiera pero antes del partido el vestuario quiere estar solo. El padre Fueyo puede venir a ayudarnos entre semana los días que él quiera. Puede venir a ayudar a los jugadores, cuando los jugadores le necesiten a él… Esa situación la vamos a aprovechar

© Copyright 2017 El Gol Digital ·