1. Tim Cahill, Australia


Uno de los mejores goles de la historia de los mundiales. Sobran las palabras. Lo único que hay que hacer es darle al play y disfrutar del gol.