Esta genial idea devolvería la personalodad del “Arco de San Mamés” y solucionaría el problema de la lluvia en el estadio.