Un nuevo arco puede solucionar el problema de la lluvia en San Mamés