6- Shaolin Soccer (2001)

Artes marciales y fútbol en un cóctel explosivo con tintes fantásticos y en tono de comedia. Eso no parece fácil de digerir, pero la película es una auténtica curiosidad que consigue arrancar sonoras carcajadas. Es considerada como una comedia de culto dentro del cine nipón. Sing es discípulo de un Shaolin cuya ambición es popularizar el kung fu, hasta que se encuentra con Fung un futbolista retirado y fracasado con el que formará un equipo que mezclará fútbol y kung fu. Nos recuerda a los dibujos de Oliver y Benji.