8- Inter de Milán

En 2010 y de la mano de José Mourinho, los italianos tuvieron la osadía de plantarles cara al Barcelona de Guardiola en la Champions, privando así a los catalanes de vivir el morbo que podría dar un hipotético título europeo en el estadio del eterno rival, pues ese año se jugó la final en el Santiago Bernabéu. Este hecho sumado a cuatro títulos más (Copa de Italia, Calcio, Supercopa de Italia y Mundialito de Clubes) le hicieron proclamarse ese año mejor equipo del mundo según la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol, algo de lo que pueden presumir sus 49 millones de fans.