Abel Resino: “Nadie daba nada por nosotros”