Actividades náuticas para los chicos

Los chicos que asisten al Centro de Fomento Deportivo de actividades náuticas en el Club Tribunales de San Isidro se metieron al río por primera vez luego de haber tenido sus primeras clases sobre navegación, viento y técnicas en el patio de la Escuela Nº26, vecina a la ribera y a la que pertenece la mayoría de los niños.

Este Centro de Fomento Deportivo, que impulsa la Secretaría de Deporte del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y en el que se practican diferentes actividades náuticas, como windsurf, canoa canadiense, kayak y stand up, está a cargo de Hernán Vila, quien además es entrenador del equipo argentino de windsurf.

“Es fundamental integrar a los chicos a su medioambiente natural ribereño. El río está allí, es de todos, nosotros simplemente somos el puente que les permite conocerlo, quererlo y acceder a la práctica de deportes náuticos como una vía de aprendizaje para la vida. Estamos agradecidos al Club Tribunales que nos abre la puerta dejando una vez más en evidencia su fuerte cultura social y solidaria”, expresó Vila, quien lleva adelante esta iniciativa junto con los profesores Julián de Mare, Luis “Beto” Rossi, Miriam Tejeda, Sebastián Campos y Enrique Galván.

Por su parte, Claudia Gómez, coordinadora del Proyecto Centros de Fomento Deportivo, afirmó: “Es una alegría compartida ver a los chicos disfrutar del río de su barrio. Y eso es lo importante, forma parte de su historia, de su ambiente. A través del Proyecto muchos de ellos lo están descubriendo y también están aprendiendo a cuidarlo. Los deportes náuticos tienen que ver con la naturaleza de cada uno de ellos, y que puedan acceder a su práctica, es uno de los objetivos principales del Proyecto”.

Y concluyó: “Poder contar con un profesional del perfil de Hernán Vilá y todo su equipo es un lujo que nos damos. Al llegar al Club hoy terminaba su entrenamiento de windsurf el olímpico Mariano Reutemann y, luego de despedirlo, Hernán recibió con el mismo profesionalismo y afecto a todos los chicos que llegaron con sus mochilas directamente desde el colegio. Cambiaron el guardapolvo blanco por el traje de neoprene y se metieron al agua a remar en sus canoas canadienses”.

Palabra de directora

 

Emma Oliva Day, directora de la Escuela Nº26 donde los jóvenes además estudian la flora y fauna del lugar y la historia del Río de la Plata, entre otros contenidos relacionados, destacó: “Para nuestros chicos es un privilegio enorme poder acceder a este Proyecto. Ellos están tan entusiasmados que nos contagian. Es muy importante la puerta que se nos abre a estas actividades de tan dificultoso acceso, ya que ninguna de sus familias cuenta con los recursos necesarios. Hoy la emoción nos llega a todos, es difícil poner en palabras lo que sentimos al verlos entrar al agua, remando juntos, tan felices”.

“Nuestra escuela está en un contexto de alta vulnerabilidad, recibimos una  población de familias que viven en un asentamiento fiscal, con niños atravesados por múltiples carencias. Por eso es que creemos que la escuela y la comunidad, la unión común articulando lazos solidarios, pueden cambiar el rumbo de un presente difícil y un futuro incierto por un presente posible para un futuro mejor”, continuó.

Y agregó: “Como dicen los chicos, esta oportunidad es un mundo nuevo, un mundo que no les pertenecía, que era para otros, y hoy sentimos que es nuestro, es para todos. Parafraseando sus palabras, también sentí que un mundo nuevo y diferente se abría, hoy sé que cada uno de mis alumnos no volvió a su casa igual que ayer, comprendí cuánta razón tiene ese proverbio africano que dice que para educar a un niño se necesita de toda una aldea, gracias a ustedes por estar en esta aldea”.

“Aprender a leer usando otros escenarios, aprender a leer de dónde sopla el viento, qué nos dicen las nubes, la luna, las corrientes, la alfabetización de lecciones que les servirán para su vida. Como docente los imaginaba guías de turismo, biólogos, carpinteros navales, artistas ribereños, poetas enamorados del río y sus costas… Gracias  por abrir estas puertas de lo posible y hacer realidad que la escuela pública es el reflejo de lo que somos y hacemos. Algo importante es que ellos tendrán después que enseñarles a los más chicos lo aprendido, ser monitores para multiplicar el proyecto, por eso es necesario que se sostenga en el tiempo”, finalizó la directora.

Sobre los Centros de Fomento Deportivo

Los Centros de Fomento Deportivo están a cargo de Profesores de Educación Física y/o entrenadores especializados pertenecientes a la propia comunidad, en aquellas poblaciones que han quedado en situación de vulnerabilidad por razones de diferente índole. Su objetivo es fomentar el ingreso y la participación abierta y gratuita de niños y jóvenes al sistema deportivo para mejorar su calidad de vida.

Se trabaja en la iniciación y el fomento del deporte, a través de jornadas de práctica y participación en competencias. Otro aspecto importante del Proyecto es la capacitación que reciben los profesionales a cargo de los Centros. Está dirigido a jóvenes de 11 a 18 años (preferentemente, pero no en forma exclusiva ya que se adapta a las características propias de cada comunidad), de ambos sexos, convencionales y discapacitados.

Funcionan en escuelas, centros de Educación Física, playones deportivos, sociedades de fomento, polideportivos barriales, clubes y potreros. Se trabaja con un deporte de conjunto (vóleibol), un deporte individual (atletismo) y un deporte en la naturaleza (kayak). Este año se incorporó el Centro de actividades náuticas.

En los Centros de deportes en la naturaleza se trabajan con relevancia temáticas referentes a la ecología y seguridad en el agua, ya que a ellos asisten poblaciones que viven en islas o en riberas de ríos y arroyos, generalmente en situación de pobreza o indigencia. También en estos Centros se enseña a nadar (en el mar, río o arroyo). Las características propias de estos deportes permiten realizar un modelo de intervención que respeta las características de cada lugar.

Todos los Centros articulan con los establecimientos educativos cercanos, ya sean de educación formal o informal. Y desde 2006 también se trabaja con diversas comunidades aborígenes. Actualmente funcionan Centros de Fomento en las comunidades Diaguitas (Villa Las Medinas, Tucumán), Tonocotés (La Blanca, Santiago del Estero), Ava Guaraníes (Caimancito, Jujuy), Wichis (Villa Ángela, Chaco), Guaraníes (Montecarlo, Misiones) y Matacos (El Galpón, Salta).

En 2011 se incorporaron al Proyecto Centros de Fomento de atletismo especialmente destinados a niños y adolescentes con discapacidad tanto física como intelectual y en 2012 se incluyeron Centros integrados (para convencionales y discapacitados) y Centros con actividades adaptadas a diferentes patologías, por ejemplo para jóvenes trasplantados.

Otro eje relevante del proyecto es la capacitación que se les ofrece a los jóvenes para formarse como instructores de los diferentes deportes, con la posibilidad de transformar dicho conocimiento en un recurso laboral a desarrollar dentro de su propia comunidad.

 

Fuente: www.deportes.gov.ar

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Desenfreno total en Veneno marca el camino a los Javis
Mario Casas se sale como soberbio actor en El Practicante de Netflix
Primer escándalo en La Resistencia saca los colores a David Broncano