Aficionados del Rapid de Viena levantan un muro en la entrada de las oficinas del club