Agapito tiene que dar la cara, junto a los que le llevaron al Real Zaragoza

El Real Zaragoza sigue siendo una caja de sorpresas, pero habitualmente y para desgracia de la entidad, bastante negativas. De la última hazaña fue protagonista el entrenador, pero obligado por sus dirigentes. Sigo sin comprender por qué tuvo que comparecer en una rueda de prensa para informar de la situación deportiva. Lo normal es que hubiera hablado García Pitarch, pero como está fuera en busca de jugadores y patrocinadores, en su lugar debió aparecer Moisés García León, como cabeza de cartel en la parcela deportiva. Afortunadamente, Paco Herrera estuvo de sobresaliente. Tengo mis dudas sobre si era lo que buscaban sus dirigentes. Donde no tengo dudas es en que se llevarían una alegría si Herrera presentara su dimisión. Tirar la piedra y esconder la mano no es para aplaudir. Cuidadito Moisés García León. Piensa que, al final, el río siempre va al mar. El entrenador ganó el “combate”. Ahora hace falta que gane el partido al Girona.

De cualquier forma, el problema del Real Zaragoza no está en el entrenador. Se repite la historia de las últimas temporadas. Es el sucesor de los Aguirre, Marcelino García Toral, José Aurelio Gay o Víctor Fernández. El “sistema” los anula y los mata deportivamente. Con Herrera u otro entrenador, el Real Zaragoza no puede ni debe descartar el ascenso, aunque decir esto en la actual situación parece una cosa de locos. El problema se llama S.A.D., Agapito Iglesias, Solans Solans y todos los que llevaron al soriano al sillón como accionista mayoritario.

Reconozco que en la primera impresión me equivoqué con Agapito Iglesias, pero también que rectifique hace mucho tiempo y allí están las grabaciones de radio y lo escrito en el diario Marca. Sólo hace falta tirar de hemeroteca. “Agapito no cambia” era el titular de un Bisturí en Marca. No ha cambiado nada. Aquella columna de hace bastante tiempo se podría publicar ahora y no cambiaría ni un punto ni una coma.

Por el camino que lleva Agapito, lo más normal es la desaparición del Club. Es duro, pero es la realidad.

Llegó el momento de que cada cuál descubra sus cartas y, públicamente, exponga sus razones del por qué se ha llegado a esta situación. Nadie está libre de culpa. Yo reconozco que la primera temporada Agapito me pareció un segundo Solans Serrano. Caí engañado como un auténtico pipiolo, pero como los miles de seguidores que le aclamaron en la Romareda y los Medios de comunicación que también entraron al trapo y jalonaron sus decisiones. Cuando uno se equivoca, lo normal es el reconocerlo y pedir disculpas por tus propios errores. De sabios es el  rectificar. Por eso me remito al Bisturí que Marca titulaba “Agapito no cambia”.

Dice Agapito que ama y quiere al Real Zaragoza. Lo mismo decía Alfonso Solans Solans. Y lo mismo decían los políticos que llevaron al soriano al poder zaragocista. Todos ellos son los que han llevado al Real Zaragoza a la grave crisis a la que se ve abocado. A estas alturas todos los conocemos, pero siguen sin dar cara y observando, desde la lejanía en la capital de España, la muerte lenta del Real Zaragoza.

Si todos ellos fueran como deben ser, saldrían a la palestra en una rueda de prensa conjunta para ofrecer a la afición la verdad desde el primer día hasta estos momentos.

Agapito debería ser el primer interesado en hablar claro, con rotundidad y sin tapujos. Si dijera la verdad seguro que saldría ganando, sobre todo porque peor imagen ya no la puede tener. Otro tema es el por qué a Agapito no le interesa hablar claro y sin temor a las consecuencias. Agapito debe reconocer que deteriorar su imagen es casi imposible. Si habla claro nada tiene a perder y sí mucho a ganar.

Nos consta el que Agapito quiere vender sus acciones. En la rueda de prensa que debería hacer con sus colegas de viajes políticos tendría que hacer público la cifra que pretende cobrar por sus acciones para dejar el Real Zaragoza. En la venta de sus acciones también tira la piedra, pero esconde la mano como hacen los personajes cobardes.

Te daré un humilde consejo, Agapito, si de verdad quieres al Real Zaragoza. Da un paso adelante, dices a la afición la verdad, destapas toda la trama para tu llegada al Club, pones el precio de venta y que tus colegas políticos y el propio Solans Solans también den la cara. Hazme caso, Agapito. Si das la cara y dices la verdad vas a salir ganando. ¿Dónde está todo lo que los políticos te prometieron a ti y al Real Zaragoza? Es el punto más importante que debes descubrir públicamente.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Recurso desesperado de Griezmann para ganarse la confianza del FC Barcelona
Virgin Telco lanza agresivas tarifas para romper el mercado (Netflix gratis)
Los fichajes chollo del Villarreal CF en el mercado de enero