Agónico triunfo del PSG, que ya piensa en el Barcelona