Aguirre: “No tenemos tiempo para flagelarnos”