Alumnos menores del Opus Dei de rositas en otra agresión homófoba en España

En plena oleada de violencia se produce otro caso que hay que lamentar

Tras el desgraciado asesinato de Samuel en A Coruña, sigue la escalada de violencia en España. Nueva agresión homófoba, estaba vez en San Cugat del Vallés, en Barcelona. Si ya es grave que alguien apalice a alguien por su condición sexual, racial o de cualquier otro ámbito, en este caso fueron dos menores de edad. Dos alumnos de un centro del Opus Dei.

La agresión tuvo lugar en madrugada del 26 de Junio. Los autores son dos adolescentes de 15 y 17 años alumnos de la Escuela Viaró del Opus Dei. Según las actas de los Mossos d’Esquadra un grupo de adolescentes se acercaron al grupo de la víctima para pedirles hacer una llamada. Mientras el grupo debatía si les dejaban el móvil o les marcaban el número directamente dos de los chicos agredió a uno de ellos a grito de “maricón” mientras se retorcía en el suelo sangrando.

agresión homófoba
Nueva agresión homófoba esta vez en Barcelona

Una agresión homófoba con todas las letras

Afortunadamente, la víctima solo recibió 2 puntos en la zona craneal, tenía un diente roto y contusiones en el brazo y en la mandíbula. Decimos afortunadamente porque, a diferencia de Samuel, al menos podrá seguir con su vida. Eso sí, el agredido, despertó seis horas después en la Mútua de Terrassa y no recuerda nada.

Lo que más chirría es que sus agresores han escurrido el bulto. No solo no han sido detenidos, sino que todo indica que hay connivencia policial y la Escuela Viaró tampoco ha tomado medida ninguna al respecto. Se aferran a que hay dos versiones de los hechos y quieren que todo quede en una simple pelea de adolescentes. Pero no. Hay que llamarlo por su nombre: agresión homófoba.

Colegio ultra conservador con muchos simpatizantes de VOX

La Escuela Viaró es de la conocida secta Opus Dei. Ya se sabe que no puede cualquiera gozar de su educación. Son chicos de familias ricas, muy bien posicionadas y habitualmente de derechas. Valores religiosos y clásicos. Y por supuesto nada de homosexuales.

Pero es que la condición sexual de cada uno, lógicamente, no se elige en función de la clase social. En ese contexto social, son muchos los chicos que llevan una doble vida para ocultar su condición a compañeros y familiares. Porque ya saben que no son bien recibidos. Estos chavales, ricos, sin ningún tipo de pudor, intimidan inmigrantes, homosexuales y demás, con total impunidad.

Pedro Sánchez inglés