Ana Belén prende la mecha con su cita de First dates: “Soy pura candela”

La joven entró al trapo de José Antonio, un comensal que tenía claras las prioridades en una relación de pareja y que acudía al restaurante del amor con el objetivo de encontrar a su media naranja

José Antonio no pudo tener más suerte cuando entró en First Dates Ana Belén. Porque en una cita a ciegas hay que tener claro lo que se busca y, en esta ocasión, ambos comensales sabían a ciencia cierta lo que pedían a la otra persona. Hasta Carlos Sobera se dio cuenta enseguida que la elección de los dos no podía ser más acertada.  

En un principio, Ana Belén no fue tampoco demasiado exigente con lo que iba a buscar a First Dates. Reconoció que el aspecto íntimo era fundamental en una pareja, pero al mismo tiempo dejó el listón bastante bajo. “A mí que no me tenga una semana a dos velas”, señaló en su presentación con Carlos Sobera, presentador del dating show.

Jack Nicholson First Dates
Carlos Sobera se lo pasa en grande como anfitrión en las citas

Ana Belén sin remilgos en First Dates entra al juego de su cita

Sin embargo, esa prudencia inicial que manifestó tener Ana Belén en First Dates quedó rápidamente enterrada por José Antonio. Y es que su cita fue de esas que quedan grabadas en la retina de los espectadores. “Hay que hacer el amor dos o tres veces al día por lo menos”, sugirió. La frase se hizo rápidamente viral.

Para fortuna de José Antonio, First Dates tuvo la deferencia de emparejarlo con una Ana Belén que esbozó una sonrisa al escuchar los exigentes requisitos de su compañero de velada. Unas exigencias a las que respondió sin ningún reparo. “Yo soy pura candela, hay que disfrutar”, continuó. 

El restaurante del amor tiene motivos para celebrar

Organizar un programa como First Dates no debe ser nada sencillo. Por este motivo, poder cumplir los requisitos de los comensales es motivo de celebración. Porque no hay dos perfiles iguales y a veces es muy complicado tomar la decisión de juntar a dos personas en torno a una mesa. Nunca se sabe qué puede pasar.

En este sentido, Ana Belén y José Antonio estarán agradecidos de por vida a First Dates. Bueno, de por vida quizás no. Pero de momento ambos comensales sí que han aceptado una segunda cita fuera del restaurante del amor. José Antonio acabó la noche en modo intenso: “Yo donde pongo el ojo, pongo la bala”, sentenció.

Pesadilla cocina