Ana pone patas arriba First Dates al confesar sus vicios ocultos

A la futbolista no le tembló la voz al admitir sus gustos sexuales

En el programa de hoy en First Dates tuvimos a Ana, una futbolista profesional que juega para el Rayo Vallecano femenino. La chica decidió visitar el dating show para encontrar de una vez por todas el amor, ya que su trabajo la tiene bastante ocupada y no le da tiempo para conocer y salir con personas.

A la futbolista no le importó mostrar su faceta sexual y sin pelos en la lengua dijo lo que pensaba acerca de sus gustos. ” He estado tanto con hombres como con mujeres. Siempre he sido muy abierta de mente. Todo es probar. Un día lo probé y aquí me he quedado. Yo como de todo”. sentenció la jugadora del club rayista.

First Dates Ana
El deporte fue el tema que los unió, aunque también hubo conversaciones un tanto pícaras.

La cita de Ana resultó ser una máquina sexual y la velada en First Dates se calentó

Al restaurante de Cuatro llegó Luis, un chico de 22 años que ya ha vivido la vida al máximo en cuanto a los sexual se trata. “He tenido 20 o 22 relaciones sexuales, y líos muchísimos más”. El madrileño contaba que ya se cansó de las relaciones de una noche y que ahora quiere encontrar una mujer que solo tenga una cara, pues también se cansó de los engaños.

El chico aprovechó para saludar a Carlos Sobera de parte de sus padres, y dijo una frase que el presentador no entendió muy bien. “Un poquito más de dinero si me dais algún día, no estaría mal”. Luego de ello pasó a la mesa donde ya se hacía Ana. De entrada congeniaron muy bien, y en la conversación las cosas mejoraron aún más.

El deporte fortaleció la cita de Ana y Luis en First Dates

Aunque Luis nunca dijo a que deporte se dedicaba o le gustaba, esa parte fue la que más conexión les dio, ya que cuando el madrileño se enteró que Ana era futbolista profesional, se puso feliz. “Siento admiración por las mujeres que juegan al fútbol”. Además de eso, también tienen en común los viajes por el mundo, y hasta comparten destino predilecto, Nueva York y Cuba.

Los comensales se sintieron muy a gustos en la cita pues congeniaron en casi todo. Hasta en la parte sexual en la que ambos reconocieron que sentían curiosidad por probar las mieles del otro. De esta manera los dos se mostraron interesados en tener una segunda velada para conocer esa parte que el programa de Cuatro no deja ver.

Marisa Pasapalabra