Antena 3 se inspira en Los Dispersos de ¡Boom! para salvar del ridículo a Arturo Valls

Introducen una serie de cambios en ¡Ahora caigo! para frenar la caída imparable de audiencia

Antena 3 es la cuna de los concursos y Arturo Valls el rey de los presentadores de la cadena. Sin embargo, ¡Ahora caigo! se ha despeñado de forma incomprensible. La audiencia cada vez es menor, por lo que desde la dirección del programa han introducido una serie de cambios para enganchar al espectador.

Unos cambios que llegaron al concurso de televisión recientemente. Uno de los cambios sorprendió, y mucho, a los espectadores, pues no esperaban que copiaran una de las pruebas de sus otros concursos. Concretamente de ¡Boom! donde Los Dispersos, después de Los Lobos, han conquistado a los espectadores.

Arturo Valls
¡Ahora caigo! copia la prueba final de ¡Boom!

Cambios en la prueba final de ¡Ahora caigo!

En el día de ayer, quien consiguió colarse hasta la prueba final de ¡Ahora caigo! fue Gerardito. El concursante fue capaz de derrotar a ocho oponentes, consiguiendo mantenerse en la trampilla central para luchar por un premio mayor en la prueba final del remodelado concurso.

La prueba final consistía en responder correctamente a diez preguntas en un tiempo máximo de dos minutos para ganar el dinero acumulado en ese día. Una prueba que es exactamente igual que la de ¡Boom!, algo que sorprendió, y mucho, a los espectadores.

Plagio desesperado para enderezar rumbo de Arturo Valls

Como era de esperar, los espectadores están muy molestos con el concurso presentado por Arturo Valls. Muchos consideran que podrían haber sido más originales, pues no les hace ningún bien copiar a un concurso exitoso como es ¡Boom!, pues ahora tienen dos concursos que se deciden de la misma forma.

Sin embargo, pese a las grandes críticas recibidas, ¡Ahora caigo! registró en el día de ayer un importante incremento en su audiencia. Ahora, Gerardito regresará al concurso en busca del premio, pues no consiguió superar la prueba final y regresará para tener otra oportunidad.

Cristina Pedroche