Aranda y Apoño, bajo sospecha por apuestas ilegales