Arjen Robben, Holanda

Robben fue un puñar para la defensa española. |Foto: Agencias

Imparable, esa es la palabra. El extremo holandés fue una autentica pesadilla para la defensa española durante casi todo el encuentro. Al principio le costó entrar en juego, pero cuando le dejaron correr ya nadie pudo pararle. Marcó el 2-1 y el 5-1 en un partido perfecto de todo su equipo.