Arroyo: “El vestuario está dolido”