Asombro total en El Hormiguero por nuevo giro político de Pablo Motos

La oposición del Partido Popular a las nuevas medidas del Gobierno de España provocan la ira del presentador

En las últimas semanas, Pablo Motos se ha dedicado en El Hormiguero a cargar duramente contra la gestión de Pedro Sánchez al frente del Gobierno de España. Sin embargo, y para sorpresa de muchos, el presentador también ha cargado contra la oposición, el Partido Popular, por anteponer sus intereses políticos a la seguridad de los ciudadanos españoles durante la crisis sanitaria.

Estábamos acostumbrados a que el foco de las críticas de Pablo Motos fuera el Gobierno de España. No había decisión que no fuera cuestionada por el presentador. Tanto, que las redes sociales se han volcado en su contra por atacar y poner trabas tanto al Gobierno de España como a los profesionales que están dando lo mejor de si en estos difíciles momentos.

El Hormiguero

Prueba de ello es la propuesta que realizó el Gobierno para empezar la desescalada. Como no podía ser de otra forma, Pablo Motos la criticó, pero le salió mal. Utilizó a Los Lobos de ¡Boom! para explicar que el plan era complicado de entender, pero los concursantes rápidamente se desmarcaron del presentador y alentaron a estar todos unidos en la lucha contra la pandemia.

Asimismo, ya son muchos lo que piensan que las declaraciones de Pablo Motos son una estrategia para dar un salto a un escalón mayor. De esta forma, el objetivo de Pablo Motos con sus continuos ataques al Gobierno de España sería poder dar el salto a la política para así adquirir más poder y emprender un nuevo camino en su vida profesional.

El Hormiguero

Sin embargo, dada la teoría de que está intentando abrirse camino en la política, pocos esperaban que el presentador cambiara el objetivo de sus críticas. Pero lo ha hecho. Y ha cargado contra Pablo Casado, dirigente del Partido Popular, quien ha mostrado en reiteradas ocasiones su negativa a las nuevas propuestas de Pedro Sánchez para prorrogar durante más tiempo el estado de alarma, anteponiendo así los intereses políticos a la salud.