Vacuna AstraZeneca en la picota por una muerte en Marbella

Una mujer de 43 años que trabajaba como profesora en Marbella falleció ayer por una hemorragia cerebral

Recibió la vacuna de AstraZeneca el 3 de marzo. Horas después comenzó a sentirse mal y acudió a las Urgencias del Hospital Quirón de Marbella con síntomas de cefalea y malestar general que los especialistas achacaron a los efectos secundarios habituales del fármaco.

Días más tarde, el 13 de marzo, regresó al hospital porque seguía encontrándose mal. Le realizaron un TAC donde no apreciaron nada significativo, prueba que volvieron a practicarle al día siguiente. Fue entonces cuando detectaron una hemorragia masiva que intentaron drenar en una intervención quirúrgica durante la que descubrieron un edema (acumulación de líquido en el cerebro).

La mujer, madre de dos menores, trabajaba en un instituto de la Costa del Sol y no presentaba patologías previas. Por protocolo, tras su fallecimiento le realizaron una prueba diagnóstica de coronavirus que dio negativo. El cuerpo espera ahora una autopsia clínica que determine las causas de la muerte.

Fuentes consultadas por este periódico confirman que Quirón ya ha informado del caso a las Agencias Española y Europea del Medicamento, también por protocolo después de la suspensión cautelar de la vacunación con AstraZeneca en España.about:blankPUBLICIDAD

La detección de varios casos de trombosis venosa cerebral, poco frecuente, ha sido la razón por la que se ha interrumpido la administración de este inyectable, medida adoptada también en otros países como Italia, Alemania y Francia. El asunto está en manos de la Agencia Europea del Medicamento, que ha abierto una investigación para saber si estos episodios trombóticos guardan relación con la inoculación de la vacuna.

Se trata de una hipótesis que genera dudas entre la comunidad científica, que recuerda que el fármaco ha pasado todos los protocolos de seguridad exigidos. También la Organización Mundial de la Salud (OMS), caracterizada por un exceso de prudencia que durante casi toda la pandemia la ha mantenido un paso por detrás, recomienda a los países que sigan vacunando con AstraZeneca.

Pero el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas han preferido «parar» la vacunación al menos dos semanas, como explicó el lunes la ministra Carolina Darias, que confía en que el Comité de Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia de la Agencia Europea del Medicamento tome una decisión en los próximos días. Hasta entonces no se administrarán nuevas dosis de AstraZeneca.

vacunas covid