Atlético de Madrid y Barça mantienen las espadas en todo lo alto (1-1) (vídeo)

Habrá que esperar al encuentro de vuelta para dilucidar al ganador de la Supercopa de España. Atlético de Madrid y FC Barcelona empataron a un gol en un enfrentamiento que pudo caer de cualquier lado de balanza. Y es que si durante una hora los colchoneros dejaron la impresión de tener una marcha más que su adversario, los culés sacaron provecho del cansancio de los rojiblancos en el último tramo del choque.  Para ponerle la guinda al pastel a un vibrante partido, Villa y Neymar marcaron su primer tanto oficial con sus nuevas camisetas.

El Barça salió al Vicente Calderón con la intención de adormilar al Atlético de Madrid para evitar así el toque de corneta inicial de los del ‘Cholo’ Simeone.  Y lo consiguió hasta el minuto doce. Momento en el que Villa bajó del cielo un centro desde la izquierda, y sin dejarlo caer, lo incrustó abajo, en las redes de la portería de Víctor Valdés (1-0). Gol que hizo subir los decibelios de las gargantas colchoneras.

Con la grada ya encendida, el equipo catalán intentó reaccionar de manera inmediata. No obstante, ahora se veía obligado a dejar más espacios atrás. Huecos que intentaban aprovechar el propio Villa y Diego Costa siempre que podían.  Y es que a los hombres de Gerardo Martino les sobraba posesión de balón pero les faltaba velocidad. Aun así, Courtois empezaba a estar algo intranquilo debido a varios centros de Dani Alves.

Por suerte para el conjunto de la Rivera del Manzanares, el encuentro entró, con el paso de los minutos, en una fase de continuas interrupciones e incluso de broncas entre unos y otros jugadores. Eso sí, sin que llegara la sangre al río.  En cualquier caso, estas circunstancias evitaron que el Barça creara alguna ocasión de peligro propiamente dicha antes de que Undiano Mallenco señalara el camino de los vestuarios.

Sin un Messi tocado y con Cesc Fábregas en su lugar, echó a andar la segunda mitad. En estos primeros compases, el Atlético de Madrid siguió con el mismo planteamiento que a lo largo de la primera parte: aguardar agazapado a la espera de darle el zarpazo definitivo a su presa.  Con ésas, la primera gran ocasión del Barça no se hizo esperar. Un desmarque en diagonal de Alexis Sánchez le dejó sólo, aunque ligeramente escorado, ante Courtois. Sin embargo, ni el chileno, demasiado forzado, ni Cesc, en segunda instancia, acertaron con la portería colchonera (49’).

Claro que de vez en cuando, los rojiblancos salían de la cueva y llevaban el uy a las gradas del Calderón. Así, Víctor Valdés se vio obligado a intervenir en una gran jugada entre Arda Turan y Diego Costa.  No lo veía claro Gerardo Martino, quien puso a Neymar Jr (en lugar de Pedro) sobre el campo llegado el minuto 59, con la intención de que el sino del encuentro cambiara. Y acertó el técnico argentino. Sólo siete minutos en el terreno de juego necesitó el brasileño para empatar con un remate de cabeza la contienda (1-1 66’), tras un centro desde la derecha de Dani Alves.

El tanto rompió el encuentro por momentos. Villa pudo hacer el segundo apenas instantes después pero Valdés cubrió bien su palo. Mientras que del lado azulgrana,  Xavi mandó por encima del larguero una falta desde la frontal del área. En cualquier caso, ahora y al contrario que durante todo el partido, daba la sensación de que era el Barcelona el que tenía la sartén por el mango.

Para darle la vuelta a la tortilla, el ‘Cholo’ Simeone puso en el césped a Oliver Torres,  Leo Baptistao y el ‘Cebolla Rodríguez’ (éste en lugar de Diego Costa) con un cuarto de hora por jugar.  Sin embargo, ambos equipos firmaron un pacto de no agresión hasta el final del choque. Y es que en cierta manera, ambos conjuntos dieron por bueno el empate. Por lo tanto, las espadas siguen en todo lo alto. Decidirá el Camp Nou.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Monchi acelera para llevar al Sevilla FC a otro crack mundial
El Valencia CF necesita al FC Barcelona para firmar a Juan Mata
El fichaje atronador del Betis con el sello de Pellegrini