Aurora a lágrima viva en First Dates por dramatismo de Ernesto

Una comensal con la susceptibilidad muy alta la que nos visitó hoy

A First Dates acude todo tipo de personas, atrevidas, aventureras, salvajes, aburridas, y en el caso de Aurora, muy susceptibles. Y es que la malagueña se mostró algo triste cuando escuchó una historia de Ernesto, su cita. Ella fue la primera en llegar y contó que es madre de 2 hijos, y que lleva 10 años divorciada. “Al final te acostumbras a estar sola y preocupada siempre por la familia” comentó ella.

A pesar de que una pareja no la desvela, si se cansó de estar sola y viene a probar suerte en el amor. Ente sus preferencias y requisitos está “Tiene que ser alguien que me llame la atención según vaya hablando. Físicamente, que sea como yo, más o menos. De mi estatura” dijo Aurora con toda la convicción posible.

First Dates aurora
Aurora intuyó que su cita necesitaba un abrazo y la verdad es que Ernesto lo agradeció mucho.

La triste historia de Ernesto que hizo llorar a Aurora en pleno directo de First Dates

Y entonces llegó Ernesto, un sevillano de 51 años que comentó. “Me gustan las mujeres con carácter, guapas, hermosas, que tengan ganas de hacer cosas. Que no sea negativa”. Luego de que se conocieron en la barra, accedieron a conocerse un poco más y fue cuando el comensal decidió contar su historia.

“Vengo de una rehabilitación larga. Tengo las dos caderas operadas. Me entró una osteonecrosis de cadena con treinta y pocos. Me he tirado así casi una década, impedido. Me tenían que llevar y traer mis padres. No me ha dado tiempo a rehacer una vida en pareja. Iba con muletas, no estaba bien. El tiempo ha venido en mi contra siempre”. Luego contó otro fragmento increíble. “Te voy a contar una cosa y, si quieres, no te la crees. El otro día, hace un mes mal contado, me di un beso con mi sobrina porque, como ha pasado todo lo que ha pasado, no me he dado besos con nadie”.

Aurora da un sí a medias en su decisión final de First Dates pero más por lastima que por otra cosa

Aurora reconoció que le dio mucho sentimiento la historia de Ernesto, y rompió en llanto. “Es una persona necesitada de cariño al cien por cien. Se nota que necesitaba un simple abrazo. Me ha dado mucho sentimiento” dijo la malagueña. Cuando llegó el momento de revelar la decisión final de ambos, el sevillano inició diciendo su determinación.

“Sí tendría una segunda cita, veo que es una mujer que merece la pena estar con ella, que vale, que es guapa. Ojalá salga la cosa reveló Ernesto. Aunque la respuesta de Aurora no fue un no contundente, tampoco fue un sí a ciencia cierta. esto fue lo que dijo. “La verdad es que me pareces agradable y buenísima persona. Me gustaría conocerte. No es un ‘no’, pero, por lo menos, empezar una amistad”.

Otra de las citas marcada por los achaques de salud que si se arruinó

Con el optimismo en alto y la fe presente, Fermín acudió a First Dates para encontrar por primera vez en 60 años el amor. El irundarra reconoció que aunque ha tenido relaciones a lo largo de su vida, nunca ha sentido el amor verdadero, o al menos ese que sienten las personas cuando se enamoran.

Por otra lado estaba Marián, una mujer divorciada hace 5 años, de un matrimonio de 30. La esteticista de profesión fue clara, “Me gustaría encontrar una persona afín a mí. Simpático“. Lo cierto es que es que entre ambos hubo atracción física inicial y la velada prometía un final feliz.

Fermín confundió su cita de First Dates con un consultorio médico

El mismo comensal se encargó de arruinar la cita y lo hizo de la manera más imprudente. Fermín pensó que estaba en un consultorio médico, y que Marián era la doctora. “Soy pensionista. Dejé de trabajar a los 55 años. Me dieron una invalidez absoluta por un problema en la planta de los pies. No las siento. Durante el día siento molestias, pero estoy acostumbrado” comentaba el irundarra.

Pero ahí no paraba la cosa, ya que se seguía comentando sus problemas de salud. “Tengo también falta de estabilidad. Me pongo de pie, cierro los ojos y me inclino hacia la izquierda. No es una falta de riego de sangre. Empecé a perder el sistema nervioso. Las puntas de los dedos, las yemas, ya las noto….lo llevo bien pero me tengo que cuidar”. La cara de Marián era una mezcla de decepción y aburrición.

Marián fue contundente y contó el porqué de su negativa en la decisión final de First Dates

“Yo me he pasado muchos años cuidando de mis padres y ahora no quiero tener que cuidar a nadie. Quiero disfrutar la vida hasta cuando pueda” comentó la santanderina que luego lanzó otro apunte. “No puedes ir contando los achaques… se cuentan cuando ya tienes una segunda cita”. La cosa no mejoró mucho en el postre, donde hablaron de sexo.

“Para mí el sexo no es primordial. Surgirá o no surgirá” dijo Fermín y daba por sentado que la cita no tenía salvación. Sin embargo, pecó de optimista y agregó. “Me gustaría conocerla un poco más porque he visto que es una chica espectacular y creo que congeniamos”. Marián fue algo generosa en su decisión. “Una segunda cita en plan de pareja… la verdad es que no. No ha habido ese feeling completo para tener una segunda cita”.

Khaula pide ayuda en First Dates

Como pudimos ver, Khaula coincidió en el restaurante de Cuatro con Michael, un chico que se dedicaba a la peluquería. Desde el primer momento ha comenzado a hablar de su negocio, algo que ha desesperado a Khaula. Tanto es así que en un determinado momento ha ido al baño con su prima.

Lo ha hecho para hacerle saber que tenía ganas de irse del restaurante, pues no quería volver a sentarse con Michael, quien no le ha gustado lo más mínimo. Finalmente, las dos han optado por una sorprendente decisión, aunque claramente la gran perjudicada ha sido Sari.

El final de cita más surrealista de la historia

Pese a que la historia entre Sari y Daniel parecía ir bien encaminada, las dos primas decidieron terminar la cita juntas. De este modo, tuvimos una cita a cuatro que dejó muy sorprendidos a los chicos, que no terminaban de creerse que su cita en First Dates fuera a terminar de este modo.

Finalmente, y como era de esperar, Khaula y Michael decidieron no tener una segunda cita, pues en ningún momento habían conectado. Algo totalmente diferente a lo vivido por Daniel y Sari, quienes decidieron volver a verse, pues habían quedado encantados con su primer encuentro.

Revilla todo mentira