Ayuso limpia su WhatsApp de indeseables del PP para enfrentar directo a Casado

La presidenta de la Comunidad de Madrid inflexible con sus ambiciones

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, tiene entre ceja y ceja la silla de Pablo Casado. Ayuso no parará hasta ser la líder absoluta del Partido Popular, de ahí su actitud en la crisis del partido en Madrid. Hará lo que esté en su mano para lograr la cima de Génova.

En estos días de tanta crisis en el PP madrileño, ha trascendido que Ayuso ha cortado toda comunicación con el secretario general del PP, Teodoro García Egea. De hecho, hay un fuerte rumor que indica un bloqueo en Whatsapp. Y es que Ayuso no quiere distracción y solo apunta arriba.

Ayuso Casado
Ayuso va directa a por Pablo Casado

Ayuso bloquea a García Egea

Con García Egea el conflicto viene de lejos. Desde el Palacio de la Comunidad de Madrid lo explican así: “el número dos de Casado movió la candidatura de Enrique López como alternativa a Ayuso en los momentos más críticos de la coalición con Ciudadanos”. Además, en las semanas previas al 4-M, “incorporó a Toni Cantó sin hablarlo previamente con la presidenta”, explican fuentes cercanas a la propia Díaz Ayuso.

Con tanto choque, Ayuso bloqueó del Whatsapp a García Egea y desde entonces tiene línea directa con el propio Pablo Casado. Una relación que mantiene intacta, al igual que con el alcalde Almeida. Porque según Ayuso, por mucha crisis, debe prevalecer la fortaleza del partido tanto en Madrid como con Génova.

Ayuso enfila a Pablo Casado

Desde el PP se escudan en que esta situación se ha producido también en tiempos de Cospedal y Rajoy. “Las relaciones de los dirigentes territoriales con la secretaría general no siempre son fáciles, y ya entonces muchos llamaban directamente a Mariano Rajoy”, explican.

El caso es que si uno lee entre líneas, lo que realmente sucede es que Ayuso quiere atar en corto a Almeida y estar muy cerca de Casado para asaltar al liderazgo del PP a nivel nacional. El objetivo de la actual presidenta de la Comunidad de Madrid no es otro que llegar a la Moncloa.

Paula Echevarría Lefties