Brian Clough, el espejo de José Mourinho

Brian Clough es considerado por todos los aficionados británicos como el mejor entrenador de la historia de Inglaterra. Capaz de hacer milagros imposibles, sus gestas con el Derby County y el Nottingham Forest serán recordadas por siempre. Arrogante, ácido y atrevido, la imagen de Clough era uno de los rostros habituales en las portadas de los diarios deportivos durante los 70´y los 80´. 

Que el mítico Roy Keane diga que “Brian Clough ha sido el mejor entrenador que ha tenido” ha causado revuelo en la prensa británica, más teniendo en cuenta que el jugador irlandés ha estado doce temporadas a las órdenes del entrenador más exitoso de la historia de la Premier, Sir Alex Ferguson. Sin duda un elogio que muchos comparten y es que Clough realizó unas gestas que a día de hoy serían imposibles.

Brian Clough nació en Middelsbrough un 21 de marzo de 1935, de familia humilde y numerosa, Brian era el sexto de nueve hermanos. Su padre era hincha del equipo de la ciudad, el Middelsbrough CF, más conocido como Boro, actualmente entrenado por Aitor Karanka. La afición de su padre fue heredada por sus hijos, tanto que Clough llegó a ser el delantero del equipo con 16 años. Por aquel entonces, Brian trabajaba de mensajero y en sus tiempos libres jugaba al fútbol, fue cuando decidió hacerse las pruebas para jugar en el equipo de su vida. Su decisión no pudo ser más acertada, Clough anotó 204 goles en 222 partidos con el Middelsbrough que militaba en la First Division (equivalente a la 2ª División en España). Sus grandes actuaciones le llevaron a firmar por el Sunderland en 1961. Con el Sunderland consiguió batir todos los registros goleadores con 61 goles en 54 partidos, a más de un gol de media por encuentro. Allí fue, donde se lesionó de gravedad, con casi dos temporadas endique seco. Aunque regresó en la temporada 64-65 no volvió a ser el mismo y acabó colgando las botas. Nadie esperaba todo lo que iba a depararnos el futuro de Clough.

Brian-Clough-Sunderland

En 1965 comenzó su andadura como entrenador, en el modesto Hartlepool United de la cuarta división. Tras dos buenas campañas ficha por el Derby County, entonces en segunda, y logra el ascenso en su primera temporada. Fue en este club donde creció la leyenda logrando el título nacional en 1972, el primero en la historia del modesto club.

Clough era el entrenador de moda, tanto por su pasión por el fútbol de ataque, “si Dios hubiera querido que el fútbol se jugara en las nubes, no habría puesto hierba en el suelo”, como por sus declaraciones. “Por conseguir los tres puntos le pegaría un tiro a mi abuela”. Su rivalidad con Ron Devie, entrenador del Leeds United, le llevó a alinear a los titulares en un partido de Premier previo a unas semifinales de Copa de Europa frente a la Juventus en 1973. Las bajas y el cansancio acumulado acabaron con la eliminación del Derby County. Tras acusar a los italianos de “estafadores tramposos” después del partido, se produjo un desencuentro con la directiva del Derby, sumado a varios encontronazos posteriores, Clough y su acompañante, Pete Taylor, dimitieron, pese a la oposición de la plantilla y los aficionados.

 

article-0-019503BF0000044D-315_468x404

Tras su marcha del Derby County firma por el Brighton & Hove Albion, era un paso atrás en su carrera. Tras una temporada en la Tercera División fue fichado por el que había sido su gran rival en la Premier, el Leeds United. La marcha de Ron Devie como seleccionador inglés le abrió las puertas del mejor equipo del momento en Inglaterra y Europa. Su fichaje por el Leeds le llevó a un enfrentamiento con su inseparable Pete Taylor que era el hombre que se encargaba de fichar jugadores que no le acompaño en su aventura. Ya en el Leeds, su llegada no pudo ser más polémica, ganándose enemigos desde su presentación con sus declaraciones. “Hasta donde sé, ustedes pueden tirar a la basura vuestros trofeos conquistados, porque ustedes los ganaron haciendo trampas”. En un equipo que acababa de proclamarse campeón de Liga, estas palabras no sentaron nada bien. Tampoco supo llevarse con los estandartes del equipo; “Dios no te ha dado seis tacos para que los claves en la pierna de un rival”, le espetó a Jhonny Giles, uno de los capitanes, con cierta fama de duro.

Brian-Clough-at-Wembley-003

Duró solo 44 días en los que el Leeds no ganó ni un solo encuentro debido a que los jugadores le hicieron la cama. El día de su cese, en rueda de prensa, dejó otra frase para el recuerdo. Al ser preguntado por un periodista sobre sus sentimientos, Clough, aseguró “es un día muy triste… para el Leeds United”. Estos 44 días con los whites dieron para un best seller, obra de David Peace y publicado en 2006, y hasta para una película, “The Damned United”.

Scene-from-The-Damned-Uni-001

En enero de 1975 Clough ficha por el Nottingham Forest, equipo que deambulaba por la segunda división. En esa primera “media temporada” consiguió salvar los muebles y, de paso, dejar preparada la próxima, la que iba a suponer el comienzo del éxito. “Ya sé que Roma no se construyó en un día, pero es que yo no me encargué de ese trabajo”, dijo.

De la mano de jugadores como Martin O'Neill, posteriormente entrenador, entre otros, del Aston Villa, Viv Anderson, el primer jugador de color de la selección inglesa, o John McGovern, los reds lograron el ascenso a la Premier League. Ese año llegaron al Forest jugadores de la talla de Archie Gemmill, David Needham o el veterano guardameta Peter Shilton. Era la primera temporada en la Premier y se proclamaron campeones de liga y copa.

En la temporada 78-79 el Nottingham, que se había hecho con los servicios de Trevor Francis, el mejor inglés del momento, jugador fundamental en la consecución de la Copa de Europa ya que anotó en único gol de la final frente al Malmö sueco. Clough explicaba así la final:“No fue un gran partido, ellos fueron un equipo aburrido. De hecho, Suecia es una nación aburrida. Pero hemos ganado”.

 

Brian-Clough_Rex_2174070b

La temporada siguiente, el Nottingham Forest iba a repetir la hazaña. Acudía a Europa como vigente campeón, puesto que la Liga se la había llevado el Liverpool, a pesar de que los Forests no habían perdido ningún encuentro durante la temporada. El Nottingham se impuso en la final al Hamburgo en el Santiago Bernabeú. Ese mismo año, el equipo resultó también campeón de la Supercopa de Europa, al imponerse al Barcelona, y de la Copa de la Liga.

Después de tres gloriosos años, el equipo pasó a un segundo plano, tan solo dos Copas de la Liga en la década de los 80´. Finalmente en la 92/93 el equipo termina colista de la Premier y Brian Clough dimite tras 18 temporadas, dejando al equipo donde lo había tomado, pero con un amplio palmarés. Debido a sus problemas con el alcohol deja los banquillos definitivamente.

McGovernEuroCup79

Su alcoholismo marcó los últimos años de su vida, un cáncer de hígado diagnosticado en 2003 que termino en un trasplante y otro cáncer en el estomago en 2004 acabaron con la vida del entrenador más emblemático de la historia de Inglaterra. En referencia a su alcoholismo dejó esta famosa frase en su autobiografía  titulada “Cloughie: Walking on wáter”:

“¿Caminar sobre el agua? Supongo que mucha gente estará diciendo que en vez de caminar sobre ella, debería haberla tomado más en mis bebidas. Tienen toda la razón”. 

descarga

Brian Clough siempre será recordado, de hecho la carretera que une Derby y Nottingham lleva su nombre, las dos ciudades a las que puso en la historia del fútbol. Comparado actualmente con José Mourinho, por su relación con la prensa y su exitosa carrera,  Brian Clough era idolatrado y odiado a partes iguales. Capaz de llevar a dos equipos de Segunda a los más alto. Capaz de tildarse a sí mismo como el mejor: “Yo no diría que fui el mejor entrenador, pero sí que estaba en el primer puesto de esa lista”. Brian Clough es, posiblemente, el espejo de José Mourinho.

special_1299661a

@koldosandoval

© Copyright 2019 GOL digital ·