Busquets y Song, la extraña pareja