Cabral erró el cabezazo del gol