Cantar el himno, o el ltimo impulso de adrenalina para la plantilla del Granada CF