Capítulo XVI: Ninguno le jugó al Rojo