Cedido del Real Madrid se pone chulo en el Camp Nou

Su visita al templo blaugrana le ha dejado pitos e insultos; de una novela al repudio total

Takefusa Kubo es uno de los jugadores más recordados del mercado estival pasado gracias a sus decisiones, la que lo han llevado de La Masía directamente a las filas del Real Madrid. Viene cumpliendo ahora mismo una labor loable, se ha colgado el vestido de protagonista y en momentos cruciales ha cumplido su tarea sirviendo de puente entre los medios y los delanteros.

Atrás ha quedado el resultado, que ha sido favorable para el FC Barcelona, y muy rápido. Takefusa Kubo se ha robado todas las miradas, especialmente cuando tomara la pelota. La gente de inmediato respondió, pitando y abucheando al joven por su decisión de partir, y más al club al que finalmente lo ha hecho. Real Madrid lo ha cedido al Mallorca, y desde allí ha ido mostrando progresivamente que no estaban equivocados y que tiene mucho potencial.

En el juego se le ha visto muy activo, participativo y bastante preocupado por hacer las cosas bien. Aunque no anotó, si estuvo ahí, cuando su equipo metiera dos goles aunque hayan venido de dos acciones bastante comprometedoras para la defensa rival. Al final ha dado sus declaraciones, y un par de palabras le terminaron de condenar, dejando todo como estaba al comienzo, incluso peor.

Kubo y un sueño que espera hacer realidad cuanto antes

Para nadie es un secreto que su camino no fue propiamente sencillo. Se ha tenido que ir a buscar suerte en su país, donde por ser menor de edad le daban muchas más garantías que en la elite. Poco a poco fue agarrando experiencia y hasta este punto, donde es considerado uno de los futbolistas a tener en cuenta en todo Europa. Al final ha terminado acotando que merecía un poco lo que ha recibido, pues lo merecía.

Aunque es tan solo un foco de desviación, Kubo quiere tomar partida de sus mejores años y ubicarse cuanto antes en la formación del Real Madrid. No será simple, eso lo sabe, por delante tiene muchos jugadores y de gran calidad. Pero Zidane ha confiado en él, al comienzo le dio juegos y de cierto modo le pudo responder de buena forma.

Después de todo no queda sino la anécdota, Kubo lo ha tomado como una motivación y un despertar a todo lo que está viviendo de momento. Sabe más que nadie del potencial que posee, y se ha trasado solo las metas. Jugar en la capital es su objetivo, y para ello trabaja. Un buen comienzo para este jugador, que de todos es el que más suerte ha tenido de los exiliados del Real Madrid.

FC Barcelona