Cena idílica en First Dates se echa a perder por el pasado de Simone

Todo iba bien en la velada romántica hasta que la chica contó detalles anteriores de su vida

El restaurante de Cuatro junto con Carlos Sobera y todos los presentes, fueron testigos de como casi se arruina una velada en First Dates, El pasado de Simone. La chica participante de hoy, dejaron al chico alucinando y al punto de salir corriendo. Fue tan impactante el dato que el hombre aún no lo terminaba de asimilar.

El comensal espantado fue José, un sevillano que llegó con el claro objetivo de conseguir una mujer con la que pueda compartir además de su tiempo, sus sueños. Simone dejó boquiabierto al hispalense que exclamó “¡Qué chavala más guapa!”. La brasileña radicada en Madrid, es divorciada y es madre de dos hijos.

Simone First Dates
A pesar del detalle de Simone, la cita tuvo éxito y hubo segunda salida entre los dos comensales de First Dates

La cena que empezó muy bien entre Simone y José en First Dates y que casi se arruina

La sudamericana buscaba un hombre muy caballero, responsable, alto y que tuviera estabilidad económica y emocional. Y su primera impresión no fue negativa “Es un poco diferente a lo que me gusta pero es un tío guapo”. Los dos comenzaron su velada intercambiando gustos, pasatiempos y además coincidieron en tener hijos.

Hablando de ese tema Simone le ha soltado un dato a José que lo ha dejado frío. La brasileña le ha dicho que se ha casado a los 16 años. El quedó impactado y dijo “Yo a esa edad estaba jugando videojuegos”. La mujer soltó una risa nerviosa y explicó que en Brasil casarse a esa edad es muy común. Obviamente los tiempos han cambiado y ya no es tan común.

A pesar del datazo de Simone, José consideró todo un reto la segunda cita en First Dates y ambos dieron el si

La cita salió muy bien a pesar del momento de tensión que se vivió en la mesa al revelar la edad en la que se casó Simone. Pero José superó el tema rápidamente y pasó a hablar de sus talentos en la cama. El hombre le ha confesado que es un experto en el “empotramiento”. El silencio de la brasileña le dijo todo, pero fue más bien un silencio pícaro.

Había llegado el momento de la verdad y fue cuando Sobera les preguntó como había ido la velada. Los dos respondieron positivamente y en la decisión final el dúo coincidió para hacer la segunda cita. Sin duda la pareja promete una bonita relación pues los dos se entendieron muy bien y su química fluyó de maravilla.

Juanma Castaño