El programa del amor sorprende con una cita donde la felicidad estuvo presente en todo momento

First Dates es uno de los referentes actuales en televisión. Apareció con un formato novedoso que revolucionaba a los programas para encontrar el amor y muy pronto logró acaparar la atención de millones de espectadores. Con unas citas que unen a solteros, Carlos Sobera es el perfecto anfitrión del restaurante donde sucede todo. Un lugar que ya ha reunido a personas sorprendentes por sus gustos como el nudismo en cualquier lugar, o las aficiones por tener animales domésticos extravagantes.

Por el restaurante de Carlos Sobera han pasado ya miles de comensales, cada uno con sus aficiones y formas de ser. Pero quizás Josefa ha sido la primera que lo ha hecho con tanta claridad. La mujer confesó que le encanta practicar el nudismo, pero no sólo en la playa, sino en su día a día. Algo que provocó mayor interés en Pietro, su cita en First Dates. Aunque, al final de la misma y a pesar de él querer una segunda cita, ella consideró que no estaba dispuesta a tenerla como pareja.

First Dates

Aunque ese gusto por no llevar ropa normalmente impresiona, también lo hizo un joven a su cita al declarar que convivió junto a más de 100 ratas. Un hecho que terminó por sumar más razones para que ese First Dates no terminase de la mejor manera y rechazase la segunda cita.

Personas con multitud de gustos y personalidades, como es el caso de Koldo, un malagueño con mucha autoestima que fue a First Dates a encontrar esa pequeña parte de felicidad que le falta. Algo que dijo encontrar nada más ver a Selena.

First Dates

El joven comenzó en First Dates comentándole a Carlos Sobera que es una persona perfecta y que le encanta verse en el espejo. Aunque Selena también quiso puntualizar, una vez en la cita, que lo veía un poco bajito a pesar de no ser ella muy alta. Un detalla que también marcó el final de esta disparatada cita.