Chicote recibe su merecido tras coaccionar al dueño de un restaurante

Al chef se le acusa de grabar unas imágenes para el programa que se emite en La Sexta

Alberto Chicote, se ha caracterizado por ser uno de los mejores chef en España debido a sus exitosos programas de televisión, pero el famoso cocinero ha sido tendencia en las últimas horas por tener que ir a juicio después de la denuncia impuesta por un restaurante chino en Zaragoza.

En ese caso, se acusa a Alberto Chicote por varias coacciones a la hora de grabar unas imágenes para el programa ¿Te lo vas a comer? que se emite en La Sexta. Los medios de comunicación han informado de que un juzgado ha admitido la denuncia que interpuso el restaurante en el mes de enero de 2020.

Chicote tuvo líos en un restaurante de Zaragoza
Chicote tuvo líos en un restaurante de Zaragoza

Alberto Chicote enfrenta un complicado problema con el dueño de un restaurante

Siendo así, el popular cocinero tendrá que declarar, el próximo mes de marzo, antes de que se tome una decisión al respecto. Cabe recalcar que no hay juicio en marcha contra el también presentador de Pesadilla en la cocina, y será decisión de la justicia decidir si existe en verdad una causa que judicializar.

Y como decíamos anteriormente, la grabación tuvo lugar en enero de 2020. En calidad de rostro del equipo de redactores del formato de investigación, el chef acudía al lugar como testigo de la acción de los agentes municipales que revisaron las condiciones del restaurante, que había recibido quejas por sus condiciones salubres.

La abogada del chef de La Sexta habló con el juez para aclarar la situación

De acuerdo al demandante, había dado autorización a que las cámaras entrasen pero solo a la zona donde se atiende al público. A su vez, acusaba al cocinero de entrar sin permiso en la cocina para grabar, a título personal y con una “cámara de mano”, los alimentos del interior del frigorífico.

Finalmente, la abogada del denunciante ha llegado a pedir al juez que se impidiese emitir esos vídeos, algo que finalmente se aceptó “con el fin de proteger a la víctima y evitar un perjuicio irreparable a la misma”. La productora del espacio decidió impugnar la decisión, debido a que impedía completar el trabajo realizado.

Mask Singer