Cinco momentos de España en el Mundial de Sudáfrica para no olvidar

Iniesta, en el momento de la consecución del mítico gol / Agencias

Desde que empezó hasta que terminó, cualquier momento del Mundial de Sudáfrica es imborrable para cualquier aficionado español, pero si tan solo hubiera que escoger cinco, quizá sean estos los más relevantes y los que más repercusión han tenido no solo cuando Sudáfrica 2010 era el tema de actualidad, sino también conforme ha ido pasando el tiempo. He aquí los cinco momentos clave de España para aquellos a los que les gusta hacer de vez en cuando un viaje al pasado:

1. España 0-1 Suiza: Después del triunfo de la Roja en la Eurocopa 2008, quedaba en el aire un presentimiento que decía que los hombres de Vicente del Bosque iban a ser los próximos campeones del Mundo. En los anteriores Mundiales, celebrados en Corea y Japón y en Alemania respectivamente, España había roto la maldición de no ganar el primer partido mundialista, maldición que duraba desde Brasil 1950. Sin embargo, en Sudáfrica se vio derrotada por una Suiza prácticamente desconocida dispuesta a terminar con todas las expectativas de las quinielas: ¿Razón de más para dejar de creer en los nuestros?

 

2. Gol de Villa a Paraguay en cuartos de final: A pesar de que la Roja tuvo en Austria y Suiza una actuación inmejorable en la tanda de penaltis ante Italia, el viejo dicho de ‘España nunca pasa de cuartos‘ seguía rondando por las cabezas de todo el mundo. Casillas paró un penalti a Paraguay. Después, el árbitro anuló un penalti marcado por Xabi Alonso y mandó repetirlo, pero este a la segunda lo falló. Después, se comió una pena máxima a favor de España y una roja al portero paraguayo por haberse llevado a Cesc volando. Sin embargo, David Villa aprovechó un balón que, después de dar tres veces en los palos, acabó en la red. La maldición de cuartos había pasado a la historia.

 

3. Gol de Puyol a Alemania en semifinales: Los alemanes venían resentidos tras haber caído derrotados dos años antes por España en la Eurocopa 2008, pero aún así, jugaron como auténticos caballeros. Si no ganaron fue porque se encontraron con una Roja que, a pesar de parecer imposible, se había superado a sí misma después de la competición continental. La guinda al pastel la puso Carles Puyol, autor del único gol del partido, un gol que clasificaba a España para una final mundialista por primera vez en su historia.

 

4. Parada de Casillas a Robben: La final del Mundial dio varios sustos debido a que Holanda salió mucho más agresiva de la cuenta y no precisamente a jugar al fútbol. Además, el árbitro hizo la vista gorda a una patada en el pecho que le dieron a Xabi Alonso, la cual le dolió a toda España. El destino quiso disfrazarse de injusticia dándole una oportunidad a Arjen Robben para marcar, pero ahí estaba el ‘Santo‘ para desviar el balón. A día de hoy, muchos siguen pensando que esta ha sido la mejor parada de Íker en toda su carrera deportiva.

5. Gol de Iniesta en la final: España soportaba como buenamente podía los pisotones y quejas con las que sus adversarios interrumpían el juego una y otra vez y siguió jugando al fútbol como siempre había hecho. Llegó el final del tiempo reglamentario y el partido seguía 0-0, por lo que la prórroga era inevitable. No hubo goles en la primera parte y la segunda parecía que iba a ser más de lo mismo, pero en el minuto 116, Iniesta recibe un pase de Cesc y mete el balón dentro de la portería. Holanda no pudo hacer nada más. El fútbol hizo justicia.

@Isabel_Arroyo

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
El Valencia CF enfurece con negociaciones del Villarreal con Mata
Outlander sorprende con nuevo miembro destacado en Los Fraser
Exhibición de Manolo en ¡Boom! devuelve a la cumbre a Los Dispersos