La compañía de telefonía que se enorgullece de la atención al cliente tiene fallos graves que llevan a formas más que impropias

hay diversas razones que han provocado la progresiva sustitución de humanos por máquinas en las empresas. Evidentemente el avance de la técnica y la llega de las nuevas tecnologías lo ha facilitado. Pero también la crisis económica y la necesidad de ahorrar sueldos ha ayudado. Jazztel es una de esas empresas que busca marcar la diferencia en el máximo ahorro de recursos.

Por ello, ofrece precios más competitivos que la competencia Movistar o Vodafone. Sin embargo, en esa obsesión por ahorrar lo máximo posible, ha incurrido en algunos defectos que los usuarios tienden a penalizar y con toda la razón del mundo.

La pandemia tiene muchos inconvenientes

Si decíamos que las nuevas tecnologías y la crisis económicas eran un factor a tener en cuenta, ahora con el coronavirus todavía es mayor la tendencia a ahorrar en personal. Y eso hace que se ponga poca atención en lograr mantener satisfechos a los clientes.

Pero hay una técnica histórica de captación de clientes que no se puede hacer con una máquina. Llamar para tratar de conseguir nuevos clientes. El boca a boca de toda la vida. La típica llamada que todos recibimos alguna vez y que nos suele incomodar.

 Jazztel se excede con un cliente

Pues dicha llamada incómoda, según ha relatado un usuario, habría sido realizada repetidas veces con la misión de insultar y faltar al respeto a un cliente. Es evidente que dicho trabajador sólo buscaría quizás una venganza por sus condiciones.

Lo que está claro es que Jazztel debería buscar una forma de remunerar como es debido a sus empleados para evitarse este tipo de incidentes. Al final lo barato puede terminar saliendo muy caro. Mejor pagar en condiciones a un profesional que realice su función como es debido.