Isabel Arroyo Sauces

El destino es caprichoso. En las tres últimas ediciones de la Copa del Rey (sin contar con la actual), los cruces juntaron, por ejemplo, a enemigos entre sí como Real Madrid y Barcelona. Sin embargo, este año en los cuartos parece ser que los rivales se caracterizan más por lo que les une que por lo que les separa:

1. Espanyol-Real Madrid: Bien es conocido su hermanamiento por ser ambos equipos anticulés. Y es que desde el principio de la existencia de todos estos clubes, el Barcelona ha estado considerado como una insignia del nacionalismo catalán mientras que para el Real Madrid no existe más bandera que la de España. Los periquitos son catalanes, sí, pero si tienen ese nombre  (Sociedad Española de Foot-Ball en sus comienzos) es porque ellos no se consideran separatistas. Además, durante el reinado de Alfonso XIII, los entonces Club Deportivo Español y Madrid Foot-Ball Club adoptaron la denominación de Real mientras que el Foot-Ball Club Barcelona no se molestó en adquirir dicha denominación ya que su ideología era simpatizante de la República. También hubo un tiempo en el que el antiguo estadio de Sarriá estaba catalogado como el ‘pequeño Bernabéu’ y en lo que a lo deportivo se refiere, más de una vez los blanquizaules le han echado una mano con sus victorias a sus amigos de la capital de España para ganar el campeonato liguero, véase por ejemplo, la Liga del ‘Tamudazo’.

2. Atlético de Madrid-Athletic de Bilbao: Para empezar, el primero de ellos le debe la vida al segundo en el sentido literal de la palabra. Y es que el entonces Athletic Club Sucursal de Madrid fue fundado por un grupo de estudiantes vascos residentes en la ciudad del Oso y el Madroño y seguidores del equipo de su ciudad. Como el club madrileño fue registrado como un equipo sucursal, sus estatutos les impedían enfrentarse entre sí ya que se consideraban la misma entidad. En la actualidad, ambas camisetas son rojiblancas, pero en sus orígenes no fueron así, sino blanquiazules. Y es que los bilbaínos compraban los uniformes del Blackburn Rovers para utilizarlos como propios. Sin embargo, en uno de esos viajes que hacían a Inglaterra no consiguieron hacerse con dichas equipaciones y las tuvieron que cambiar por las del Southampton. Desde entonces, tanto las zamarras madrileñas como las vizcaínas son de rayas rojas y blancas.

3. Levante-Barcelona: En este caso, no existe ningún tipo de hermanamiento histórico entre ambos clubes, pero el color de sus camisetas hacen creer a cualquiera todo lo contrario.. Y es que a los del Barça los llaman ‘azulgranas’ y a los del Levante, ‘granotas’, pero a la hora de la verdad, los colores son los mismos y sería imposible un partido donde se viesen las caras con la primera equipación. De todas maneras, la camiseta de los valencianos no lució los colores actuales hasta 1942 mientras que los culés son azulgranas desde su fundación.

4. Real Sociedad-Rácing de Santander: Al igual que ocurre con el Levante y el Barça, entre la Real Sociedad y el Rácing de Santander no existe ningún hermanamiento histórico. Tampoco ocurre con el color de sus camisetas, así que a primera vista, en lo único en que parecen coincidir es en la proximidad geográfica, pues ambos son equipos del norte de España y entre Santander y San Sebastián hay menos de 200 kilómetros de distancia. Otras de las curiosidades comunes es que los dos equipos llevan el distintivo de Real desde la época de Alfonso XIII: los vascos desde 1910 y los cántabros desde 1923.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
El CD Tenerife acelera fichaje antes de que el Girona se quede sin Stuani
Tapón goleador del Granada CF catapulta fichaje al Rayo Vallecano
El fichaje del Cádiz CF que se va sin debutar siquiera