Conociendo al jugador ideal. Hoy: el carrilero

Desde la web de Fútbol Para Todos seguimos recorriendo las características que deben tener los jugadores para ser los mejores en su puesto. Ahora es el turno de conocer a los carrileros, esos volantes que pegados a la línea, con velocidad y un despliegue físico envidiable, recorren el terreno de punta a punta.

 

Los ex futbolistas Héctor Enrique (Lanús, River, Español), Christian Bassedas (Vélez), Ricardo Giusti (Newell’s, Argentinos, Independiente, Unión), Pedro Troglio (River, Gimnasia, Villa Dálmine) y  Walter Pico (Boca, Vélez) aportan su experiencia para determinar las condiciones que deben tener aquellos que quieran cumplir esa función.

 

Despliegue y velocidad

 

“Lo que caracteriza al puesto es el recorrido, es muchísimo lo que hay que correr”, explica Héctor Enrique para graficar porque es tan importante el despliegue; mientras que Bassedas agrega que el carrilero debe tener “un físico bárbaro para hacer la banda”. Además, Troglio señala que tener ida y vuelta “es algo indispensable para darle al equipo variantes en ataque y en defensa”.

 

En las eliminatorias para el Mundial de Francia 1998, Argentina jugó con Paraguay en el Monumental (1-1) y Bassedas hizo una demostración de despliegue: pegado a la línea sobre el sector derecho del medio campo atacó y defendió cada vez que el equipo lo necesitó. En la clasificación que se está disputando actualmente para el mundial de Brasil 2014, el seleccionado de Sabella enfrentó a Bolivia (1-1) en la altura de La Paz y fue Ángel Di María el que dio una demostración de capacidad física para correr incansablemente por su sector.

 

Centros y diagonales

 

Cuando el carrilero participa del ataque, debe hacerlo con la capacidad de mandar un buen centro o meter una diagonal que desarme la defensa rival. “Manejar la pierna hábil como la inhábil es esencial para enganchar y sacar el centro. Además, tiene que saber aparecer en diagonal, por sorpresa, para llegar a posición de gol”, resume Pico para justificar la importancia de estas virtudes.

 

En el River que hoy comanda Ramón Díaz, Lionel Vangioni actúa como carrilero por la izquierda y cada vez que el juego se vuelca por su sector, los delanteros saben que deben posicionarse en el área para esperar un centro que llegará con mucha precisión. En Boca, Walter Erviti no siempre se ubica como volante bien abierto y con recorrido, pero las veces que se desempeña pegado a la raya por la izquierda hace gala de su inteligencia para meter diagonales que le permiten llegar libre a zona de definición.   

 

Manejo de los tiempos y ubicación

 

“Tiene que tener muy claro cuando es el momento de atacar y cuando el de defender”, dice Ricardo Giusti para explicar que significa manejar los tiempos que tiene un partido durante su desarrollo, y agrega la importancia de la ubicación para que el trabajo tenga valor: “Cuando su equipo ataca tiene que estar bien abierto y cuando el equipo defiende debe cerrar los dos costados”.

 

Tanto en su paso por River, donde ganó todo, como en Italia, Japón y nuevamente Argentina en Gimnasia de La Plata; Pedro Troglio demostró ser un experto en el manejo de los tiempos y la ubicación. Su inteligencia para jugar pegado a la línea lo llevó a la Selección y fue parte del equipo que salió subcampeón en el Mundial de Italia 1990.

 

Estas son las características fundamentales que deben tener los carrileros o volantes mixtos, con recuperación y llegada según la definición de Giusti, para ser los mejores en su rubro. En la actualidad, jugadores como Bella (Vélez), Maxi Rodríguez (Newell’s), Buffarini (San Lorenzo), Carbonero (Arsenal) y los ya mencionados Di María (Selección Argentina – Real Madrid) y Vangioni (River) son los que se destacan en el puesto.

 

Por Sebastián Herrero

obligaciones Laporta