Coutinho señuelo del FC Barcelona para fichar al crack de la Real Sociedad

Se busca en Cataluña poder aprovechar la presencia del brasileño para abaratar el traspaso de uno de los mejores jugadores de toda LaLiga

El FC Barcelona sigue sondeando posibilidades en el mercado extenso, la idea vuelve a estar del lado de fortalecer el medio campo y para ello han identificado un crack de la Real Sociedad. Se trata de Mikel Merino, que ayer no solo convirtió gol en el triunfo ante Granada, sino que ha dejado una enorme sensación. Para ello piensan aprovechar a Philippe Coutinho que ha resultado ser todo lo contrario.

Lo del brasileño es absolutamente complejo, lleva ya tres temporadas en las que nada de nada y cada día se ve más fuera que adentro. Además, es una de las fichas más costosas de la entidad y eso ha llevado a replanteamientos. En un comienzo se considera la posibilidad de ofrecer un trueque, en el que existan cambio de jugadores tratando de persuadir el pago total que genera el mediocampista vasco.

Mikel Merino cláusula
Mikel Merino vuelve a estar en la agenda blaugrana para el verano de 2022

En caso de no aceptar la propuesta por Coutinho de parte de la Real Sociedad, el FC Barcelona tendrá que soltar una suma nada despreciable

Desde la secretaría técnica ya tienen absoluta claridad al respecto y se valora el caso. Saben de los riesgos que generan este tipo de cosas y por tanto han analizado los pros y las contras. Si finalmente desisten de poder quedarse con el brasileño, tendrán que afrontar un pago al que no les es nada extraño. Ya en el pasado lo tentaron y la respuesta fue siempre la misma.

Por 60 kilos que es el precio de su cláusula entrarían a negociar, eso sí, una fuente firma que ese precio podría discutirse si al menos dejan caer un ofrecimiento que llegue a los 40 millones de euros. Valor que no es que sea sencillo de asumir en este instante, de acuerdo a las últimas revisiones en los libros contables del club.

La necesidad de Koeman expresa la obligación de sumar talentos de este tipo

No obstante, una cosa tiene que ver en este caso con la otra y las obligaciones se están apoderando de la junta directiva. El equipo no levanta, y con el resultado de ayer, empate sin goles ante el Cádiz, se hace necesario empezar a dar la vuelta al asunto. Koeman refuta que no tiene las herramientas, mientras parte de la afición carga sobre el entrenador por su ineficiencia como encargado del equipo.

Lo cierto es que es éste uno de esos movimientos que se hacen imprescindibles en el equipo. Está haciendo mucha falta poder sumar gente en ofensiva, que tenga un nivel distinto al habitual, y que sea capaz de aportar pausa y generación en medio de una verticalidad que a día de hoy no da esperanzas de nada.

Ousmane Dembélé