Cristina Pardo a la contra de La Sexta ataca libertades navideñas

Ha sido muy llamativa la referencia de la presentadora ante un hecho muy del estado interno

Lo visto en la última presentación de La Sexta Noche ha sido tremendamente diciente. La presentadora Cristina Pardo ha estado muy acuciosa con un tema en concreto, y todo en referencia a las navidades y las diversas restricciones y libertades que ha otorgado el gobierno. Para nadie resulta ser un secreto de que La Sexta Noche tiene una tendencia que marca su destino final.

Como parte de la nueva ola, esta es una de las producciones que más afinidad encuentra en las decisiones internas. Es decir, tiene una política de enfoque muy estatal, por lo que acciones como esta están fuera de base y son consideradas una rareza en toda regla. Pero para entender mejor la situación, habrá que recrear un poco la charla.

La Sexta
Cristina Pardo es la clara favorita para sustituir a Ferreras en La Sexta

Poco a poco el estado nacional ha ido desencadenando diferentes flexibilidades ante un problema mayúsculo

No es un secreto y tampoco una obligación ocultarlo, pero que el estado español ha ido de manera suelta con las restricciones por la pandemia, lo ha hecho. Para la muestra un botón, los estados independentistas van forjando mejoras en estas fechas, permitiendo de manera gradual termas como el compartimiento de espacios por la baja en las cifra que ha tenido el país.

Mientras algunos países, como citan algunos textos del tamaño y relevancia de Alemania agudiza su ideología, acá le van dando soltura, un tema completo de interpretación. Es normal, y hasta se conoce como libertad, pero lo que no se puede ocultar es que esto tiene sus efectos negativos, sobre todo al ver que enero puede ser el mes más agudo del último tiempo.

La Sexta ha sido testigo, Cristina Pardo se ha echado a medio país encima

Todavía no ha salido nada como reflejo de la situación, aunque lo cierto es que la postura ha sido radical. Criticar directamente una decisión política va en contra de muchas previsualizaciones normales del campo, sobre todo en medios donde la exposición es mucho mayor. Veremos de qué forma esto va teniendo sus efectos, o quizás de qué manera esto va saliendo del hueco en el que ha permanecido.

Hasta el momento las relaciones institucionales han permitido que esto sea una realidad. Comunidades como la vasca y la catalana han sido mucho más pragmáticas, mientras que la madrileña ha sido laxa y deja ver su poca preocupación por las cifras. El toque de queda se mantiene hasta el 19 de diciembre, y de ahí en adelante todo va cuesta arriba.

Jesé Supervivientes