Cristina Pedroche enseña el yoga cabeza abajo y más cosas que enseñar…

La colaboradora siembra el caos en las redes con una imagen inédita

El factor Cristina Pedroche hace que cualquier evento insulso se convierta en el punto de atención del mundo entero. La madrileña provoca que los ojos vayan solos hacía ella y sea imposible dejar de mirarla. Un poder de atracción tan fuerte que lo demuestra cada día en las redes sociales con atrevidas publicaciones.

La madrileña es sabedora de la cantidad de seguidores que suspiran por ella y únicamente busca agrandar esa cifra. Para ello tiene su altavoz en las redes sociales, donde es una asidua y comparte momentos de su día a día. Unas publicaciones que causan gran sensación entre los fans de Cristina Pedroche.

Cristina Pedroche

Una verdadera profesional de la televisión que se dedica en cuerpo y alma a su trabajo. Actualmente es colaboradora en Zapeando, donde repasa la actualidad. A su vez, Cristina Pedroche es la protagonista de su propia sección de pruebas en El Hormiguero, donde impresiona con cada aparición al mismísimo Pablo Motos.

Pero no sólo el papel secundario es para la vallecana. Ya ha demostrado ampliamente que nada le queda grande, llegando incluso a ser la encargada de conducir programas como Pekín Express. En el programa de aventuras fue tal su implicación que Cristina Pedroche parecía incluso una participante más.

Pero si hay un lugar donde Cristina Pedroche es toda una referencia es en las redes sociales. La joven tiene más de 2 millones de followers en Instagram y consigue multitud de likes en cada publicación que sube a su perfil. Publicaciones como la imagen donde aparece boca abajo y luce su espectacular trasero con un atuendo deportivo.

Cristina Pedroche
¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Locura con las bicicletas estáticas de Decathlon huele a confinamiento total
El Real Valladolid somete a Sergio con otro entrenador: está fichado
Arturo Valls tensa la cuerda en ¡Ahora caigo! con imitaciones bochornosas