Dani Alves evidencia que el primer objetivo de la renovación culé debe ser la defensa