David Gordo, el triunfo del entrenador modesto que llega a la élite