«De nada sirve hacer solo 45 minutos buenos»