De Szalay a Perotti, 2.000 goles sevillistas en el templo del Nervión

El húngaro Tibor Szalay, integrante de aquella legendaria delantera denominada ‘de cristal’ -Agüero, Diéguez, Antoniet, Pereda y Szalay- fue con 20 años recién cumplidos el jugador del Sevilla FC que marcó el primer gol oficial en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán. Apodado ‘Tibi’, llevaba en sus borceguíes la impronta magiar, un fútbol que deslumbraba entonces con sus estrellas Puskas, Kubala, Kocsis, Czibor o con aquel Honved de Budapest, considerado en la época el mejor equipo del mundo. Tras el tanto inicial de Szalay, seguido del segundo gol del gaucho Diéguez (siempre más olvidado), la bombonera nervionense atesoró los primeros cánticos enfervorizados sevillistas, un estruendo de entusiasmo colectivo que ya se ha repetido dos mil veces -y en este caso no es metáfora- en el templo de Nervión.
Haciendo acopio de memoria, el gol 1 del delantero magiar ocurrió hace justo 55 años (1958); el gol 1.000 del Sevilla en casa llegó 30 años después (1988), con la firma del Cholo Simeone; y en algo menos de tiempo -25 años- ha llegado el gol 2.000, logrado este jueves ante el Friburgo por Diego Perotti, iniciando así la cuenta atrás de otro millar de tantos sevillistas ante su afición. Las tres cifras emblemáticas reflejan en cierto modo un sello: la clase y el arte de Szalay, la casta y el coraje de Simeone y la representación de la cantera -siempre ahí- en el gol de Perotti.
La mágica cifra de 2.000 goles engloba los marcados por el Sevilla FC hasta la fecha en su estadio en torneos oficiales: En Primera división (1.360); en Segunda división (257), los anotados en la Copa de España (276), en la Supercopa de España (4), así como los 103 goles conseguidos en competiciones europeas, que incluye las antiguas Copa de Europa (22), Recopa (2) y Copa de Ciudades en Feria (3), más las 76 dianas logradas en la Copa de la Uefa y la actual Liga Europea. En este punto, con tanto de penalti del argentino (gol 2.000), más el de Bacca hace que la cifra anotadora del cuadro rojiblanco en Nervión se sitúe ya en 2.001. Es oportuno añadir que esta estadística no recoge los nueve partidos que el Sevilla ha jugado como local, pero fuera del Ramón Sánchez Pizjuán por diferentes motivos, es decir, siete por cierre del estadio, uno por repetición y otro jugado en La Cartuja.
En el puzle goleador sevillista en la pradera nervionense se acumulan muchos datos y recuerdos de los aficionados más veteranos. Como la primera goleada por 4-0 al Real Oviedo, el mismo año de la inauguración del estadio (1958) o la mayor goleada del Sevilla en el Sánchez Pizjuán por 8-0 al Condal en 1961. De hecho, en un total de 30 partidos de la historia del club, los seguidores sevillistas han visto ganar a su equipo en casa por cinco o más goles. En este sentido, los rivales que más tantos en contra se han llevado de Nervión en sus alforjas ha sido el Real Zaragoza (96 en total) y uno menos (95) el Athletic Club.
En el capítulo de las mejores rachas del Sevilla FC ante su público hay que remontarse a más de 40 años, desde diciembre de 1972 a febrero de 1974, para encontrar la suma de 30 partidos oficiales sin perder; o los 28 partidos entre marzo de 1980 y septiembre de 1981. En la historia más reciente, Nervión fue un fortín para los rivales del Sevilla entre febrero y diciembre de 2006, con 22 partidos sin perder, reflejo del equipo de ensueño del presente siglo y la etapa de los títulos.
Goles históricos
Si ampliamos el campo de visión de goles históricos -no sólo en Nervión- y ponemos el foco en jugadores de leyenda que han sido estandartes del Sevilla FC en su trayectoria competitiva, parece que estaban predestinados algunos de ellos a quedar grabados con letras de oro en el libro del fútbol. Así, el coriano Pepe Herrera, campeón de Liga, fue artífice del gol 500 en 1946 en Mestalla; el recordado Juan Arza, campeón de Liga y Copa, fue autor del gol 1.000 en 1954 tras marcar el segundo de los tantos de  la goleada por 6-1 al Málaga en el viejo Nervión; Paco Gallego, sería el ejecutor del gol 1.500, el segundo de los que los blancos marcaron al Córdoba en el Sánchez-Pizjuán en 1964; el brasileño César hizo en Nervión en 1982 el gol 2.000, en un 4-0 al Racing; Rafa Paz, firmó en 1993 en Nervión el gol 2.500, y el inmortalizado Freddy Kanouté (multicampeón y considerado mejor jugador en la historia del Sevilla), se llevó los honores del gol 3.000 en 2006 en Anoeta, en el segundo de los tres tantos que el equipo le marcó a la Real (1-3).
A caballo de sus goles, el Sevilla se mantiene por otra parte en el 7º lugar de la clasificación histórica de la Liga, pisándole ya los talones al 6º equipo, el RCD Español. Del total de clubes, sólo ocho han logrado superar la barrera de los 3.000 goles, entre ellos el cuadro nervionense, siendo el único club andaluz. Y hablando de tal aluvión de dianas en las redes rivales, el Sevilla está en su cuenta atrás particular y tiene ya cerca el gol 3.500 e
¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Sacrificios de la Juventus para frenar fichaje de Aouar por el Real Madrid
Netflix gratis a clientes Movistar oferta válida en octubre 2020
El Valencia CF estalla de júbilo con regreso sorpresa de Sergio García al Espanyol