Decisiones contra dudas… por DAGOBERTO ESCORCIA

Semana revuelta la del Barça en la que no sólo fue eliminado de la final de la Champions por el Bayern de Munich por un contundente global de 0-7, sino que además semejante golpe ha llegado envuelto de un abrazo de dudas en el que no ha quedado títere con cabeza y no han faltado las puñaladas. Desde el utillero hasta el presidente. Desde el número uno hasta el último. Desde el entrenador hasta el director deportivo.El resultado enojó, satisfizo y lavó manos a la vez. Hay quien lo ha reventado todo, ardido por el 0-3 del Camp Nou y por encontrar en la actitud de los jugadores y del técnico cierta apatía que ha llegado a ser mal comparada con la disputa de un partido amistoso o del mismo Joan Gamper. La vomitada ha sido terrible hasta para los que ahora se llenan la boca diciendo que ya lo habían anunciado, y ha sido también ideal para los que ahora también comentan que este equipo no tiene nada que ver con el de campañas anteriores, olvidándose de que el año pasado se perdieron las competiciones más importantes y de que este año se está en disposición de arrebatar la Liga al Real Madrid.Y en el cabreo general hay quien ha abierto la veda contra Tito Vilanova, dolidos seguramente por la declaración sincera del técnico cuando fue preguntado por su relación con Pep Guardiola y reconoció que se había enfriado. Y eso para el guardiolismo es imperdonable. Pecado capital. Es triste observar que algunos guardiolistas no han aplicado la filosofía de su dios, que continuamente decía que había que pensar siempre en el Barça y no priorizar los intereses personales. Pero es la historia del Barça que vuelve a repetirse. Kubalistas y suaristas, cruyffistas y nuñistas, laportistas y rosellistas y ahora guardiolistas contra el establishment.Tras el descalabro europeo fueron muchos los que pidieron decisiones e incluso la intervención del presidente en la parcela deportiva pasando por encima de Andoni Zubizarreta. Eso no va a suceder porque Rosell y su vicepresidente deportivo, Josep Maria Bartomeu, tienen toda la confianza en el director deportivo, y los tres a la vez, en Tito Vilanova, al que ya se lo comunicaron cuando estaba convaleciente en Nueva York. El técnico se siente fuerte, y la directiva cree en él. Como es normal, se exigirá a Zubizarreta que descarte y fiche, y que a la hora de fichar y descartar acierte el pleno, consiga la excelencia, y que los que vengan sean titulares indiscutibles, mejores y con más hambre que los tres o cuatro que ahora ocupan las posiciones que reforzar. Las decisiones o la planificación de la próxima temporada están hechas desde mucho antes del resultado del Bayern. Mal estaría que todo hubiera estado supeditado a un partido. Pero el acierto es obligatorio, aunque ya sabemos que hasta con Cruyff hubo fichajes paquetes, y con Pep, también. Hasta ahora parecía que mejores que los de la Masia no había, y que cuando Zubizarreta salía por ahí y hablaba con un determinado futbolista, este le contestaba: "¿Pero dónde me vais a poner, si todo está bien cubierto, si tenéis los mejores?". Pues no, ahora hay que ir a fichar futbolistas que se vean capaces de entrar en el sistema y en el estilo Barça.Mientras tanto, toca apuntalar el título de Liga, ese mismo que destrona al Madrid y que para algunos -y no son madridistas- ha perdido aliciente. Ha hecho tanto daño tenerla ganada desde hace tiempo, que ahora parece eterna. Inmenso error que no deben cometer los culés de verdad, los que siempre ponen el Barça por encima de cualquier personalismo.DAGOBERTO ESCORCIA / lavanguardia.com
¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Decisión final de Riverdale aclara futuro de Hermione Lodge
Médicos rarísimos en The Good Doctor para desbancar Anatomía de Grey
Lucifer aplasta a Stranger Things como producto original más visto en Netflix