Del Moral asume que se ha convertido en el muñeco de la afición