Desastre en Pesadilla en la cocina deja a Chicote a un paso de la dimisión

El presentador del programa de cocina visitó Plasencia para ayudar a un propietario con un pasado difícil

Pesadilla en la cocina es uno de los programas más exitosos de la televisión. Y es que no cabe duda que el carisma de Alberto Chicote tiene mucha culpa de ello. De hecho, la mayoría de los momentos que más se comentan en las redes, son las actuaciones del famoso chef con sus participantes. Aunque no todo son buenas palabras para él, también ha tenido que lidiar con multitud de críticas al ser tachado de exagerar las situaciones.

Pero esto no le hace venirse abajo, y su objetivo de mejorar algunos restaurantes del territorio español sigue adelante. Tanto es así, que la cadena en estos tiempos de cuarentena, ha decidido seguir reponiendo los programas gracias a su magnífica audiencia. En el último capítulo emitido, Alberto Chicote se dirigió a Plasencia, para ayudar a Félix con su Jardín del Pensador. Y es que en cuanto entró, lo primero que se dio cuenta es de la falta de mando que este tenía.

Pesadilla en la cocina

Como en cada programa, lo primero que hace al llegar es probar algunos platos de la carta. En este momento, se dio cuenta que los platos eran bastante suculentos y no supo decir qué es lo que fallaba. Pero vino el primero servicio de cocina del día, y salieron a relucir todos los trapos sucios de los trabajadores. Incluso la ayudante de cocina llegó un momento que amenazó con abandonar.

Por lo que el chef de Pesadilla en la cocina decide tener un encuentro con Félix para saber qué es lo que le lleva a tener tan poca voz de mando. El propietario de El Jardín del Pensador, se sinceró con Chicote y le afirmó que de muy pequeño había tenido problemas con las drogas. Algo que le ha perseguido durante toda su vida.

Pesadilla en la cocina

Si bien esto hizo que volviera a la reapertura del restaurante con la mejor de las intenciones, estos ánimos duraron bastante poco. Alberto Chicote quiso hacer un examen para ver si lo superaron, algo que no ocurrió y que volvió a poner contra las cuerdas al presentador.