Despilfarro en Élite confirma favoritismos caprichosos a los actores

Los actores de la serie no han dudado en afirmar que derrochan el dinero que ganan con el éxito inesperado

Élite es una de las series con mayor éxito internacional. Y es que desde que se estrenó, ha cosechado un éxito indiscutible con cada una de sus temporadas. Esto no es algo que no esté acreditado. Y es que aunque Netflix sea muy reacia a desvelar la audiencia de sus series, sí que afirmaron que más de 20 millones vieron la primera temporada solo en España. Y que la segunda entrega fue más vista en Estados Unidos que en España.

Pero esto no queda aquí, y es que sus jóvenes actores han visto alcanzar cuotas de seguidores en redes sociales que jamás se imaginarían. Y todo esto en un período muy corto de tiempo. Pero no solo eso les ha afirmado el éxito de Élite, sus cuentas corrientes han dado una subida exponencial quizás demasiado grande para personas de su edad. Y es que el más mayor de los protagonistas no supera los 25 años.

Élite

Parte del éxito de Élite está aquí, en el público adolescente. Y es que la serie fue creada para eso, para empatizar y transmitir los problemas que pueden tener jóvenes normales en la actualidad. Pero con un telón de fondo algo distinto al habitual. Y es que la historia de niños pijos que estudian en el prestigioso instituto de Las Encinas ha dado la vuelta al mundo.

La fama, según cuentan ellos mismos, ha sido bastante bien acogida por parte de los actores. Aunque es cierto que algunos afirman que se les está haciendo un poco duro el ser reconocido. Como por ejemplo le ocurre a Miguel Bernardeau, cuya relación con la cantante Aitana le hace pasar a veces situaciones que no desearía.

Élite

Pero la sinceridad absoluta ha venido de la mano de Leïti Sène, Malick en Élite. El joven, no ha dudado en afirmar que se ha fumado el sueldo que ha ganado con el rodaje de la serie. Y es que según declara, lleva un estilo de vida un poco caro. Entre alquiler, taxis, droga y música. No parece que estas declaraciones sean del todo acertadas. Pero lo que sí es cierto es que el trabajo que hacen en cada capítulo es extraordinario.