¿Dónde están los ‘jotitas’?