Dortmund: fútbol, sudor y compras